Si tuviese que elegir una función prioritaria y primordial para el Colegio de Oficiales de la Marina Mercante me decanto por el empleo, el trabajo de calidad y ofreciendo las máximas garantías a los consumidores/usuarios de que sus colegiados son los mejores profesionales. 

Los Colegios Profesionales no son ni sindicatos, ni asociaciones profesionales, ni fundaciones ni asociaciones empresariales.

Desconozco en que momento de la historia el C.O.M.ME comenzó a decaer, pero teniendo claro el dicho de que “el peor enemigo de un marino, es un marino en tierra” entiendo muchas cosas. Los intereses son distintos. Sin embargo quiero afrontar el futuro.

El C.O.M.M.E tiene que informar, alegar y/o recurrir todas y cada una de las disposiciones legislativas que afectan a nuestra profesión; Sabeis que en las nuevas titulaciones el C.O.M.M.E participó activamente? Sabéis que la administración envía borradores al C.O.M.M.E sobre la legislación que afecta al sector para dar su opinión y/o corregir defectos?. Sabéis que según la legislación vigente el C.O.M.M.E participa en el consejo general del I.S.M, de Navegación y Puerto, en la CIAIM, en los nombramientos de funcionarios de carreras, en los tribunales de exámenes de las facultades de Náuticas,…? 

En todos los decretos hace falta potenciar y valorar la figura de los profesionales ante las empresas, los clientes y la sociedad y hace falta que nosotros demostremos que somos los mejores profesionales.

Desgraciadamente, en este hecho no colaboran todos los profesionales; el número de colegiados respecto al global de titulados es irrisorio, además hay que tener en cuenta que el 50% de los colegiados están ya jubilados.

Esto viene a decir que unos pocos trabajan para todos, lo que no deja de ser una falta de solidaridad por parte de los que no participan y que disfrutan de los logros, o no,  conseguidos a través del colegio. Si a esto le añadimos que la mayoría de los colegiados no jubilados no prestan servicio en los barcos… no es difícil llegar a la conclusión de por que nos encontramos en esta situación de desamparo. 

Desde aquí aprovecho para felicitar y agradecer a todos los colegiados que realmente creen y se involucran en el colegio y hago un llamamiento a todos aquellos que por diversas circunstancias permanecen ajenos a la vida colegial para que participen y se solidaricen con el conjunto, porque esta es la mejor forma de lograr todos los objetivos que nos marquemos, que siempre pasará por la máxima participación.

El C.O.M.M.E no es la sede colegial, ni los plenos, ni las juntas de gobierno sino que somos todos y cada uno de los colegiados que formamos parte del mismo, y que con nuestras actuaciones diarias contribuimos a formar un conjunto compacto que hace grande a la profesión, la cual a su vez fortalece al colegiado de forma individual, y esta es una de las esencias de los colegios profesionales. Un colegio debil, es una voz debil. 

Por tanto, desde aquí os invito a colegiaros para conseguir metas y objetivos que se irán desgranando con vuestras aportaciones;  y dudo que los 18,50 euros que vale la cuota mensual sea un impedimento para un oficial de la Marina Mercante.

No hablo de pasado, quiero hablar de futuro.

Causas por las que entiendo no se colegian los profesionales:

1.- Cuota elevada – 18,50 os parece caro?

2.- No sirve para nada – disposiciones legislativas de la profesión

3.- No aporta beneficios – potencia y valora la figura de los profesionales

4.- No ayuda a la profesión – controla el intrusismo profesional